fbpx

Archivo por días: marzo 10, 2016

¿Qué pasa realmente con PEMEX y CFE?

Categoría: Reforma Energética

Refueling Car

Está claro que la Reforma Energética ya trajo cambios en el país, el primer logro de esta reforma es haber convertido a las dos empresas paraestatales del sector energético, que durante años financiaron el desarrollo y los ingresos de país, en dos empresas «productivas del estado», pero ¿Qué quiere decir eso?

Esto implica una reestructuración de toda la empresa para competir con las empresas nacionales o extranjeras que ofrezcan sus productos o servicios energéticos. Por supuesto que esto en el papel se escucha alentador, pero en realidad Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, viven sus peores momentos y esta «reestructuración» significa más bien un «achicamiento», con miras a la competencia que se avecina.

PEMEX vive la peor crisis financiera de su historia y, en medio de la caída del precio del petróleo a nivel internacional, está obligada a entrar a un proceso de reducción, cuyo resultado es aún incierto; Mientras que CFE tiene un pasivo laboral que creció un 500% en los últimos dos años y que hoy en día llega a la cifra histórica de 620 mil millones de pesos. Encima del perturbador escenario que tienen los dos gigantes energéticos de México, se les va a hacer un recorte presupuestal – de 100 mil millones de pesos en el caso de PEMEX y de 2 mil 500 millones en el caso de CFE – que evidentemente afectaran sus programas de crecimiento e inversión, por lo que buscarán compensar la situación con endeudamiento o con esquemas de joint venture, que son alianzas con empresas privadas de coinversión, que serán necesarias para realizar tareas como exploración, modernización tecnológica o producción, que antes realizaban de manera autónoma.

Lo más delicado, es que el panorama no se avecina alentador para PEMEX y CFE en los próximos meses, ya que por segundo año consecutivo no se reportarán utilidades ni dividendos en ninguna de las dos empresas, debido a esta «reestructuración», más bien se espera que al final de este año se vuelvan a repetir las pérdidas históricas que hubo en el 2015, 521 mil millones de pesos para PEMEX (96% más que en 2014) y 93 mil 912 millones de pesos para CFE (50% más que en 2014), según el reporte de las dos empresas a la Bolsa Mexicana de Valores.

Está claro que la expectativa de cara al futuro de nuestras dos «empresas productivas del estado», causan preocupación, no sólo por el impacto que tendrán en la caída de ingresos del gobierno federal este y los próximos años, sino porque las dos arrastran además fuertes pasivos laborales, sindicatos que sangran sus finanzas y graves problemas de corrupción y falta de transparencia en sus procesos y licitaciones.

 

Opinión: Adán Dueñas Escobar.